21 julio, 2015

Un hijo, de Alejandro Palomas

Llevo tiempo posponiendo escribir esta entrada porque no sé muy bien qué quiero decir ni cómo hacerlo. Cuanto menos sepáis de Un hijo, más lo disfrutaréis. Aparte de que sería muy fácil hacer spoiler, vale mucho la pena que descubráis la historia por vosotros mismos.
Guille es un niño introvertido con una sonrisa permanente, y es un lector empedernido con mucha imaginación. Solo tiene una amiga. Hasta aquí, todo en orden. Pero tras esta máscara de tranquilidad se esconde un mundo fragilísimo, como un castillo de naipes, con un misterio por resolver. El rompecabezas lo configuran un padre en crisis, una madre ausente, una profesora intrigada y una psicóloga que intenta armar el puzle que está en el fondo. Una novela coral que respira sentimiento, ternura, vacíos, palabras no pronunciadas y un misterio sobrecogedor.

¿Sabéis eso que hacemos a veces de decir que algo o alguien es especial cuando no queremos mojarnos? Como cuando alguien nos pregunta qué nos parece su corte de pelo y le decimos que es especial. Bueno, pues cuando digo que Guille es especial no lo digo en este sentido. Más bien al contrario. Guille es inteligente, algo tímido y tiene una forma de ver las cosas un tanto peculiar. También está obsesionado con Mary Poppins y su mundo mágico, y de mayor quiere ser ella. Es la combinación de todas estas características y de su voz lo que hace que le cojas un cariño tremendo

Los demás personajes son igual de especiales. El padre, la profesora, la psicóloga, la amiga. Un hijo está contado desde el punto de vista de todos ellos y acabas teniendo una complicidad que pocas veces tienes con todos los personajes de un libro. Además, en ocasiones tener tantos puntos de vista puede ser confuso, pero Alejandro Palomas lo ha hecho de tal forma que es un placer poder leer esta historia con tantos narradores.

Después de leer Un hijo, tengo muy claro que leeré más libros de Alejandro Palomas. Mi próxima lectura suya será Una madre, que tengo pendiente desde hace tiempo, pero también tengo algún otro título apuntado.


Por cierto, una pequeña nota sobre la edición catalana. Alejandro Palomas escribió Un fill y Un hijo a la vez, escribiendo unos cuantos capítulos en una lengua y después reescribiéndolos en la otra, así que los dos son originales. Uno no es la traducción del otro.