07 enero, 2015

He descubierto los audiolibros y creo que me encantan

El otro día terminé de leer y escuchar Bossypants, de Tina Fey, y estuve un buen rato flipando porque era el primer audiolibro que lograba terminar. Ahora que me he sentado a escribir esto, me doy cuenta de que no es el primero, y en realidad tampoco el segundo. Resulta que el año pasado leí dos libros acompañados de sus respectivos audiolibros y, no sé cómo, lo había olvidado. Así que Bossypants es el tercer audiolibro que escucho, pero aun así os voy a contar qué tal y por qué me ha gustado tanto.

Los primeros dos libros que leí acompañados de sus audiolibros fueron L'étranger, de Albert Camus, y Ni d'Éve ni d'Adam, de Amélie Nothomb. Eran los primeros libros que leía en francés y aunque no eran largos, me costaba no distraerme con tonterías y tenía que leerlos en un par de días porque me los dejé para el fin de semana anterior al examen. Así que escuché los audiolibros mientras los leía, lo cual me ayudó mucho porque así me concentraba más y no podía darme el lujo de desconectar unos minutos, y además me permitió practicar el listening. Ambas fueron experiencias positivas y tuvieron sus ventajas pero, como veis, me olvidé a los pocos meses.


Sin embargo, Bossypants me ha impresionado mucho. Se trata de unas memorias de Tina Fey, a quien seguramente conoceréis por Saturday Night Live, 30 Rock o, como es mi caso, Chicas malas. Lo único que sabía de ella era que había escrito Chicas malas y que era muy famosa, así que os podréis imaginar que compré su libro porque estaba de oferta y porque no tengo fuerza de voluntad. Había leído reseñas que recomendaban mucho el audiolibro, que también está narrado por Tina Fey, y al final me animé.

El libro está repleto de sarcasmo y exageraciones, lo que supongo que es su humor habitual. Y es gracioso, es un tipo de bromas que a mí me gustan, pero son diez mil veces más graciosas cuando las oyes que cuando las lees. Esto es lo que hace que Bossypants se tenga que leer y escuchar a la vez, porque aunque las bromas que leas te harán sonreír, las que oigas con la voz de la autora misma te harán reír a carcajadas. Y digo que se tiene que leer y escuchar a la vez porque no creo que escucharlo solo sea fácil. Quizá es que yo me distraigo con facilidad con los audiolibros, pero me cuesta seguir el hilo si no estoy leyendo el texto a la vez. Además, Tina Fey habla a una velocidad considerable, lo cual tampoco facilita la tarea. Así que el texto y el audio por separados, bien, pero juntos ganan mucho.

Creo que a partir de ahora intentaré leer y escuchar más memorias, si es que los audiolibros están narrados por el autor. De momento ya tengo en la lista a How to Be a Woman, que lleva en mis estanterías a medio leer casi un año, Yes, Please! y Is Everyone Hanging out without me?. Ya os contaré más adelante cómo van estas lecturas, pero de momento les tengo muchas ganas. 

¿Cuál es vuestra experiencia con los audiolibros? Si os gustan y tenéis alguna recomendación, ¡me encantaría que me la dejarais en un comentario!

5 comentarios:

  1. ¡Hola!
    La verdad es que ya he visto algunas experiencias respecto a esto pero he visto los precios de los audiobooks y son una pasada D:
    Aún así a ver si tengo una oportunidad de probarlo.
    ¡Muchas gracias por la entrada!

    ResponderEliminar
  2. Tiene que ser una experiencia muy curiosa, me dejas con ganas de probar =)

    ResponderEliminar
  3. Yo nunca he tenido un audiolibro pero como dices, creo que si haces una lectura en inglés mientras escuchas el audio mejoras tanto el listening como la pronunciación. Espero animarme en un futuro con una lectura ligera a ver que me parece.

    Saludooos :)

    ResponderEliminar
  4. Nunca he probado los audiolibros, quizás me anime :)

    ResponderEliminar
  5. Llevo tiempo queriendo estrenarme con los audiolibros, pero aún no me he acabado de lanzar (no me preguntes el porqué). ¡Quizá te copie y decida empezar por este! Eso sí, el precio de los audiobooks... tela.

    ¡Un besito! *Naranja*

    ResponderEliminar