21 julio, 2015

Un hijo, de Alejandro Palomas

Llevo tiempo posponiendo escribir esta entrada porque no sé muy bien qué quiero decir ni cómo hacerlo. Cuanto menos sepáis de Un hijo, más lo disfrutaréis. Aparte de que sería muy fácil hacer spoiler, vale mucho la pena que descubráis la historia por vosotros mismos.
Guille es un niño introvertido con una sonrisa permanente, y es un lector empedernido con mucha imaginación. Solo tiene una amiga. Hasta aquí, todo en orden. Pero tras esta máscara de tranquilidad se esconde un mundo fragilísimo, como un castillo de naipes, con un misterio por resolver. El rompecabezas lo configuran un padre en crisis, una madre ausente, una profesora intrigada y una psicóloga que intenta armar el puzle que está en el fondo. Una novela coral que respira sentimiento, ternura, vacíos, palabras no pronunciadas y un misterio sobrecogedor.

¿Sabéis eso que hacemos a veces de decir que algo o alguien es especial cuando no queremos mojarnos? Como cuando alguien nos pregunta qué nos parece su corte de pelo y le decimos que es especial. Bueno, pues cuando digo que Guille es especial no lo digo en este sentido. Más bien al contrario. Guille es inteligente, algo tímido y tiene una forma de ver las cosas un tanto peculiar. También está obsesionado con Mary Poppins y su mundo mágico, y de mayor quiere ser ella. Es la combinación de todas estas características y de su voz lo que hace que le cojas un cariño tremendo

Los demás personajes son igual de especiales. El padre, la profesora, la psicóloga, la amiga. Un hijo está contado desde el punto de vista de todos ellos y acabas teniendo una complicidad que pocas veces tienes con todos los personajes de un libro. Además, en ocasiones tener tantos puntos de vista puede ser confuso, pero Alejandro Palomas lo ha hecho de tal forma que es un placer poder leer esta historia con tantos narradores.

Después de leer Un hijo, tengo muy claro que leeré más libros de Alejandro Palomas. Mi próxima lectura suya será Una madre, que tengo pendiente desde hace tiempo, pero también tengo algún otro título apuntado.


Por cierto, una pequeña nota sobre la edición catalana. Alejandro Palomas escribió Un fill y Un hijo a la vez, escribiendo unos cuantos capítulos en una lengua y después reescribiéndolos en la otra, así que los dos son originales. Uno no es la traducción del otro.

15 mayo, 2015

#FridayReads (15/05/2015)

Hace unos años vi la peli Angus, Thongs and Perfect Snogging y me reí un montón. Está protagonizada por Georgia, una chica de quince años que consigue meterse en todo tipo de líos para estar más guapa y llamar la atención del chico que gusta. Hace ya tiempo que la vi, pero creo que si la volviera a ver ahora me seguiría pareciendo muy divertida.


La película está basada en los primeros libros de la saga Confessions of Georgia Nicolson, de Louise Renninton. Es una de esas sagas con diez libros que en España no publicaron entera, así que no sé si la conoceréis. La cuestión es que compré el primer libro en inglés hace cinco o seis años en una tienda de segunda mano y todavía no lo había leído, pero el otro día vi que Ádria mencionaba la saga en su último vídeo y me entraron muchas ganas de leerlo.

No es el tipo de libro que suelo leer, ¡pero me estoy riendo tanto con todo lo que le pasa a Georgia! El libro está escrito en formato diario, así que puedes ver todo lo que piensa y llegas a entenderla bastante bien, y en cierto modo me está recordando mucho a mi yo del pasado (aunque diría que nunca he sido tan exagerada como Georgia). Lo leo y no puedo evitar ir pensando cosas como "Ay, ¡yo era así hace unos años!" y "Por favor, Georgia, qué vergüenza, ¡no hagas esto!", pero creo que es precisamente por esta mezcla rara que lo estoy disfrutando tanto. Seguramente no me lo estaría pasando tan bien si no hubiera visto la peli hace año, pero me alegro mucho de estar leyéndolo.

06 abril, 2015

Ángeles caídos, de Susan Ee

Han pasado seis semanas desde que los ángeles del Apocalipsis descendieron para demoler el mundo moderno. Las pandillas callejeras gobiernan los días mientras el miedo y la superstición controlan la noche. Unos ángeles guerreros se llevan consigo a una indefensa niña pequeña, pero Penryn, su hermana de diecisiete años, hará lo que sea para recuperarla. Cualquier cosa, incluso llegar a un pacto con un ángel enemigo. Raffe es un ángel que se encuentra a punto de sucumbir a manos de otros ángeles rivales y sin alas con las que defenderse. Después de librar sus propias batallas durante eones, se encuentra a sí mismo siendo rescatado de una situación desesperada por una adolescente medio hambrienta. Viajando a través del ahora oscuro y retorcido Estado de California del Norte, solo se tendrán el uno al otro para sobrevivir. Juntos, viajarán al bastión de Los Ángeles en San Francisco, donde ella lo arriesgará todo para rescatar a su hermana y él se pondrá a merced de sus más grandes enemigos para recuperar su grandeza perdida.

Leí Ángeles caídos porque había oído que era muy bueno y muy original, y desde el primer momento me enganchó. Además, es un libro que se lee muy rápidamente y en dos días lo había terminado. Sin embargo, a medida que avanzaba la historia me sentía más y más frustrada y el final me dejó bastante indiferente. Y es que la historia que cuenta es demasiado parecida a otras sagas de este género y Ángeles caídos no me aportó nada nuevo.

Como la mayoría de libros de este estilo, Ángeles caídos está lleno de acción y de momentos de tensión. No podía dejar de leer porque tenía que saber qué pasaría después. Y también como muchos de ellos, en seguida me encariñé con los protagonistas. Penryn tiene claro que tiene que salvar a su hermana y hará lo que sea para lograrlo. Es decidida y fuerte, aunque a veces también es impulsiva y un poco tonta. Por suerte, Raffe es muy listo, además de sarcástico y (¡cómo no!) guapísimo

La cuestión es que ya he leído todo esto antes. No necesariamente en un solo libro, pero no es algo nuevo. Destrózame, La quinta ola, Legend, Bajo el cielo eterno... Algunas se parecen más y otras menos, pero el resultado es que cuando leí Ángeles Caídos tuve la sensación de estar leyendo otra vez la misma historia con personajes muy parecidos.

Otra crítica, y esta es menos personal, es que casi no cuentan nada sobre los ataques de los ángeles. ¿Qué pasó? ¿Cómo atacaron las ciudades? ¿Cómo han llegado a estar en una situación tan precaria en solo seis semanas? Penryn da algunos detalles, pero me pareció que pasaba del tema deliberadamente y me molestó bastante, aunque quizá es porque ya estaba cabreada con el resto de la novela. De todas formas, supongo que en los siguientes libros lo explicarán más.

Así pues, ¿lo recomiendo? Si os gustan las novelas post apocalípticas o distópicas, seguramente Ángeles caídos os gustará bastante. Creo que yo la habría disfrutado mucho más si la hubiera leído hace un par de años, cuando había leído muchos menos libros de este estilo. Sin embargo, si no os gustan mucho este tipo de historias o si estáis buscando una lectura diferente y original, os recomendaría que buscarais otra.


27 marzo, 2015

Fragile Bones, de Lorna Schultz Nicholson

Meet Harrison and Anna. 
One is a fifteen-year-old boy with an uncanny ability to recite every bone in the skeletal system whenever he gets anxious ― and that happens a lot. The meaning of “appropriate behaviour” mystifies him: he doesn’t understand most people and they certainly don’t understand him. 
The other is a graduating senior with the world at her feet. Joining the Best Buddies club at her school and pairing up with a boy with high-functioning autism is the perfect addition to her med school applications. Plus, the president of the club is a rather attractive, if mysterious, added attraction. 
Told in the alternating voices of Harrison and Anna, Fragile Bones is the story of two teens whose lives intertwine in unexpected ways.


Fragile Bones cuenta la historia de Harrison y Anna. Harrison tiene autismo de alto funcionamiento y le gusta hacer las cosas a su manera: cada día a las 15:30 mira Anatomía de Grey, le gusta el número 8 pero no el 9, tiene que pasar tres veces por una puerta para poder entrar en una habitación y tiene fobia a los microbios, entre muchas otras cosas. Por su parte, Anna está en último curso de secundaria y es la típica alumna con un expediente y unas notas perfectas. Harrison y Anna ni siquiera están en el mismo curso, pero ambos se apuntan a un programa del instituto que quiere poner en contacto a gente con discapacidades con gente interesada en pasar un rato con ellos y ayudarles a hacer amigos.

Leí este libro un poco porque sí. Lo encontré en Netgalley y me llamo la atención la portada, así que leí la sinopsis y las reseñas (todas muy positivas) y al final me animé. Fragile Bones resultó ser exactamente lo que esperaba: la historia de un chico con autismo que poco a poco se va abriendo y va explorando el mundo más allá de sí mismo, y la de una chica con una vida completamente normal que se da cuenta de cómo es el día a día de Harrison y que consigue aprender mucho de él. En este sentido no fue ninguna sorpresa, pero aun así me gustó mucho más de lo que me esperaba.

Es un libro que se lee muy rápidamente y que está protagonizado por unos personajes a los que cogí cariño instantáneamente. Además, está narrado desde dos puntos de vista, el de Anna y el de Harrison, lo que hace que puedas entender perfectamente a Harrison. Es curioso porque no conozco a nadie que tenga autismo ni Asperger ni ningún trastorno parecido, pero de todas formas pude entender a Harrison y ver cómo funciona su mente y cómo procesa la información. Esto es seguramente lo que más disfruté de la novela y la principal razón por la que os la recomiendo. Es uno de esos temas que no se suelen tratar en la literatura juvenil (claro que hay excepciones, como El curioso incidente del perro a medianoche, pero sigue siendo un tema tabú) y creo que todos saldríamos ganando con novelas como esta.

El otro aspecto que me gustó mucho de Fragile Bones fue cómo trataron la relación de Anna con el chico que le gusta. Es una parte importante en la vida de Anna, pero en ningún momento le quita el protagonismo a la amistad que se forma entre Anna y Harrison. Y digo esto porque me parece que es así como tendría que ser, sobre todo en este caso. Estoy cansada de leer novelas juveniles en las que el mundo está a punto de acabarse pero no, espera, que a la protagonista (que, además, es la responsable de salvar a toda la humanidad aunque solo tiene 16 años) le gustan dos chicos y no sabe a quién escoger. Pero eso ya es otro tema.

Sin embargo, no ha terminado de convencerme que haya situaciones narradas dos veces, una desde el punto de vista de Anna y la otra desde el punto de vista de Harrison. Esto fue útil porque me permitió ver qué es lo que piensa Anna y qué es lo que piensa Harrison, y te das cuenta de que hay ciertas cosas que a él le causan mucha ansiedad que a la mayoría nos parecerían detalles insignificantes. Aun así, esos momentos que se repetían en la narración de Anna y en la de Harrison se me hicieron un poco pesados, porque al fin y al cabo estaba releyendo las mismas situaciones y los mismos diálogos. En cambio, hay otros episodios a los que me gustaría que le hubiera dedicado más tiempo. Fragile Bones trata temas como el acoso escolar y los estereotipos, y creo que hubiera sido muy interesante que la autora los hubiera explorado un poco más.


Así pues, esta es mi puntuación. Es un libro que os recomiendo mucho y os animo a que le echéis un vistazo. No es perfecto, pero se lee rápido, es muy entretenido y es uno de esos libros que te hacen pensar y con los que puedes aprender mucho.

03 marzo, 2015

Mi reto para este mes

No sé muy bien cómo, en los últimos dos o tres meses he logrado dejar apartados temporalmente seis libros. La mayoría de ellos me estaban gustando mucho, pero por una razón u otra decidí dar prioridad a otros libros que también estaba leyendo o que tenía más ganas de leer. Como hoy, que he decidido aparcar mi lectura actual para leer The Key, de Sara B. Elfgren y Mats Strandberg, que es la tercera parte de la saga Engelsfors y que tenía muchas ganas de leer. (En español se han publicado los dos primeros, El círculo y Fuego, y ahora se acaba de publicar el tercero en inglés.)


Así pues, tengo todos estos libros a medias, pero los quiero terminar sí o sí y me he propuesto intentar terminar tantos como sea posible durante el mes de marzo. Algunos los tengo más o menos avanzados, pero estoy todavía por la primera mitad de todos ellos. No sé si podré terminarlos todos, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño de The Wise Man's Fear (y, aunque no lo veáis, The Key también es bastante potente con 866 páginas), los trabajos de la uni y los finales, pero lo voy a intentar.

¿Qué tenéis pensado leer en marzo? ¿Habéis leído alguno de los que os enseño en la foto? 

27 enero, 2015

The Unbecoming of Mara Dyer, de Michelle Hodkin

The Unbecoming of Mara Dyer... Ay, no sé ni por dónde empezar. Hay muchas cosas que odié, pero también hay otras que me encantaron. Intentaré explicarme lo mejor que pueda, pero tened paciencia conmigo.
Mara Dyer believes life can't get any stranger than waking up in a hospital with no memory of how she got there. It can. 
She believes there must be more to the accident she can't remember that killed her friends and left her strangely unharmed. There is.  
She doesn't believe that after everything she's been through, she can fall in love.  She's wrong.
Mara despierta en el hospital tras sufrir un accidente. Sus amigos han muerto, pero ella ha conseguido sobrevivir y, de hecho, está prácticamente perfecta a nivel físico. Sin embargo, con amnesia y estrés post-traumático, no puede seguir viviendo en su casa y yendo a su instituto, así que ella y su familia se mudan a otra ciudad donde pueda evitar tener que enfrentarse a diario a los recuerdos del trágico accidente. Pero aunque se hayan mudado, le continúan pasando cosas que no puede explicar y en vez de entender mejor qué le pasa y por qué, cada vez lo tiene menos claro. Por suerte, el cambio de instituto también supone caras nuevas y, en este caso, no puede quejarse de tener como compañero al guapísimo inglés Noah Shaw.

La cuestión con The Unbecoming of Mara Dyer es que tiene dos tramas principales: la primera es la típica relación de la protagonista con el chico malote y guay del insituto al más puro estilo de Crepúsculo; la segunda es una trama paranormal, con un misterio muy interesante y que engancha muchísimo. El problema es que la primera trama ocupa la gran mayoría de la novela, y es una pena porque es más de lo mismo. Quiero decir, puede que Noah os guste mucho (al fin y al cabo, es cierto que es inglés) y la historia os parecerá más o menos entretenida, pero no es nada que no hayamos leído antes. Por suerte, hacía el final del libro por fin empiezan a salir juntos de verdad (y no es ningún spoiler, está clarísimo desde que se menciona el chico por primera vez) y el misterio paranormal cobra más importancia y la novela se pone muy interesante

A lo largo de la novela dudé mucho sobre si leer o no la segunda parte. Hubo muchísimos momentos entre Mara y Noah que me dieron ganas de cerrar el libro (o, en mi caso, apagar el kindle) y mandarlo a la mierda, y hubo muchos elementos de su relación que resultaron demasiado predecibles, artificiales y empalagosos, pero la verdad es que es una novela que me enganchó mucho. Tiene 456 páginas y la leí en un día. Me da un poco de rabia, pero así es. ¿Leeré el segundo? Sí, y de hecho lo estoy leyendo ahora. Desde que terminé el primero le tenía ganas y no he podido aguantarme la curiosidad. Como os digo, dudé mucho mientras leía The Unbecoming of Mara Dyer, pero el final fue demasiado fuerte como para quedarme ahí. De todas formas, no puedo darle una puntuación más alta.


¿Habéis leído The Unbecoming of Mara Dyer? ¿Soy la única que tuvo estos problemas con la novela?

21 enero, 2015

La prova de ferro, de Holly Black y Cassandra Clare

La prueba de hierro, o La prova de ferro en catalán, era un libro que me llamaba mucho la atención. Un libro escrito por Cassandra Clare y Holly Black, protagonizado por un niño que va a una escuela de magia y ­con una trama que a primeras recuerda mucho a Harry Potter. No he leído nada de Holly Black, pero de Cassandra Clare sí, y aunque algunos de sus libros no me convencieron del todo, otros me encantaron. Así que tenía curiosidad y no sabía si La prueba de hierro me gustaría o no, pero quería darle una oportunidad.


Callum Hunt tiene doce años y está a punto de hacer las pruebas para entrar en la escuela de magia Magisterium, pero hará todo lo que pueda para suspenderlas. No quiere entrar en el Magisterium, ya que su padre le ha contado la verdad sobre el mundo mágico y sobre lo crueles que son en la escuela. De todas formas, Call es aceptado en el Magisterium y se ve obligado a ir y a descubrir cómo es realmente el mundo mágico. En la escuela conocerá a Aaron y a Tamara y juntos tendrán que aprender cómo funciona la magia y puede que hasta tengan que enfrentarse al Enemigo de la Muerte.

Creo que es imposible no comparar esta saga con Harry Potter, pero os recomiendo que leáis La prueba de hierro con una mente abierta. Aunque tiene muchos puntos en común con Harry Potter y cuando lo leí no pude evitar pensar "este es el equivalente a Ron" y "este al de Hermione", es lo suficientemente distinto como para poder disfrutarlo. Además, este es solo el primer libro de la saga y estoy segura de que en las siguientes partes se diferenciará más de Harry Potter.

Lo mejor del libro fue ir descubriendo poco a poco cómo eran de verdad los personajes. Al principio me parecieron los típicos personajes estereotipados, pero a lo largo de la novela se desarrollaron bastante y unos cuantos me sorprendieron gratamente. También tengo que decir que hubo otros que no me cayeron bien, como Call, que me pareció muy irresponsable e infantil a veces, pero es que en realidad solo tiene doce años, aunque se me olvidara a menudo. En cuanto a la trama, es cierto que La prueba de hierro es la primera parte de la saga, pero la primera mitad de la novela fue demasiado lenta para mí y un poco demasiado introductora. Sin embargo, cuando empieza la acción se pone muy interesante y, aunque no tenía esa sensación de "necesito continuar leyendo para ver qué pasa", me enganchó mucho más.

¿Lo recomiendo? Sí. La historia no es la más original, pero aun así me sorprendió mucho. Si todavía tenéis el mono de Harry Potter, quizá deberíais probar con esta saga. No es Harry Potter, pero cuando lo leía tenía una sensación parecida a la que tuve con Harry Potter. Quizá porque lo leí también en catalán, pero la narrativa me gustó mucho y me recordó a lo que leía cuando era pequeña. Si lo hubiera leído con unos cuantos años menos lo habría disfrutado más, pero la verdad es que lo disfruté mucho igualmente. 

Antes de terminar, quería comentar algo sobre la traducción al catalán. Leo muy pocos autores catalanes y no suelo leer traducciones al catalán por miedo a que no resulten naturales, que es lo que me ha pasado alguna vez. Creo que si sois catalanes sabréis a qué me refiero y puede que incluso estéis de acuerdo conmigo. De todas formas, en este caso no he tenido ningún tipo de problema y creo que seguiré leyendo esta saga en catalán

¿Habéis leído La prueba de hierro? ¿Qué os ha parecido?

07 enero, 2015

He descubierto los audiolibros y creo que me encantan

El otro día terminé de leer y escuchar Bossypants, de Tina Fey, y estuve un buen rato flipando porque era el primer audiolibro que lograba terminar. Ahora que me he sentado a escribir esto, me doy cuenta de que no es el primero, y en realidad tampoco el segundo. Resulta que el año pasado leí dos libros acompañados de sus respectivos audiolibros y, no sé cómo, lo había olvidado. Así que Bossypants es el tercer audiolibro que escucho, pero aun así os voy a contar qué tal y por qué me ha gustado tanto.

Los primeros dos libros que leí acompañados de sus audiolibros fueron L'étranger, de Albert Camus, y Ni d'Éve ni d'Adam, de Amélie Nothomb. Eran los primeros libros que leía en francés y aunque no eran largos, me costaba no distraerme con tonterías y tenía que leerlos en un par de días porque me los dejé para el fin de semana anterior al examen. Así que escuché los audiolibros mientras los leía, lo cual me ayudó mucho porque así me concentraba más y no podía darme el lujo de desconectar unos minutos, y además me permitió practicar el listening. Ambas fueron experiencias positivas y tuvieron sus ventajas pero, como veis, me olvidé a los pocos meses.


Sin embargo, Bossypants me ha impresionado mucho. Se trata de unas memorias de Tina Fey, a quien seguramente conoceréis por Saturday Night Live, 30 Rock o, como es mi caso, Chicas malas. Lo único que sabía de ella era que había escrito Chicas malas y que era muy famosa, así que os podréis imaginar que compré su libro porque estaba de oferta y porque no tengo fuerza de voluntad. Había leído reseñas que recomendaban mucho el audiolibro, que también está narrado por Tina Fey, y al final me animé.

El libro está repleto de sarcasmo y exageraciones, lo que supongo que es su humor habitual. Y es gracioso, es un tipo de bromas que a mí me gustan, pero son diez mil veces más graciosas cuando las oyes que cuando las lees. Esto es lo que hace que Bossypants se tenga que leer y escuchar a la vez, porque aunque las bromas que leas te harán sonreír, las que oigas con la voz de la autora misma te harán reír a carcajadas. Y digo que se tiene que leer y escuchar a la vez porque no creo que escucharlo solo sea fácil. Quizá es que yo me distraigo con facilidad con los audiolibros, pero me cuesta seguir el hilo si no estoy leyendo el texto a la vez. Además, Tina Fey habla a una velocidad considerable, lo cual tampoco facilita la tarea. Así que el texto y el audio por separados, bien, pero juntos ganan mucho.

Creo que a partir de ahora intentaré leer y escuchar más memorias, si es que los audiolibros están narrados por el autor. De momento ya tengo en la lista a How to Be a Woman, que lleva en mis estanterías a medio leer casi un año, Yes, Please! y Is Everyone Hanging out without me?. Ya os contaré más adelante cómo van estas lecturas, pero de momento les tengo muchas ganas. 

¿Cuál es vuestra experiencia con los audiolibros? Si os gustan y tenéis alguna recomendación, ¡me encantaría que me la dejarais en un comentario!