29 junio, 2014

Ni de Eva ni de Adán, de Amélie Nothomb

Amélie Nothomb nació en Kobe, Japón, y vivió allí hasta que tuvo cinco años. Después vivió en China, Nueva York y un montón de lugares más hasta que su familia volvió al país de donde venían, Bélgica. Cuando tenía unos veinte años, decidió volver a Japón ella sola para aprender el idioma y trabajar como profesora de francés para ganarse algo de dinero. Y aquí es donde entra Ni de Eva ni de Adán: es una novela autobiográfica que narra las aventuras de Amélie desde su llegada a Japón hasta que vuelve a irse.


Poco después de llegar, conoce a un joven japonés, Rinri, que estudia francés en la universidad y en seguida empiezan a salir. Gracias a él, Amélie consigue integrarse más en el día a día de este exótico país y llegar a conocer cómo es la vida en Japón para un japonés. En Ni de Eva ni de Adán, la autora nos enseña cómo fue su vida durante los años que pasó en Japón, cuáles son las diferencias que vio entre la cultura nipona y la belga, y entiendes por qué se enamoró del país. También explora otros aspectos de su vida que cambiaron gracias a su estancia en Japón, como el hecho de que empezara a escribir cuando estaba allí.

Lo mejor de la novela es, sin duda, saber que es autobiográfica y que las historias que cuenta son reales. Además, cuenta anécdotas muy especiales que te hacen sentir partícipe de sus aventuras en Japón, como cuando subió al Monte Fuji por primera vez y el significado que eso tuvo para ella. También me gustó mucho que el libro no se centrara demasiado en la relación de Amélie y Rinri. Sí, están saliendo y gracias a él puede conocer la cultura japonesa mejor, pero Ni de Eva ni de Adán no es para nada una novela romántica. Al contrario, da mucha más importancia a la admiración de Amélie hacia el país del Sol Naciente.



En cuanto a los protagonistas, no hay mucho que comentar. Amélie Nothomb es una mujer con una personalidad muy peculiar e interesante (¡y es la modelo de la mayoría de portadas de sus novelas, incluyendo esta!), y Rinri es... Rinri. Fue un placer conocer a ambos y, además, fue muy divertido porque Amélie está aprendiendo japonés y Rinri está aprendiendo francés, pero al principio ninguno habla con fluidez el idioma el otro, lo cual resulta muy cómico. A mí me recordó mucho a algunas situaciones parecidas que viví cuando estuve de Erasmus en Francia, como cuando quería comprarme un croissant en una boulangerie y el tío ni me entendía ni intentaba hacerlo. Yo me sentí súper impotente repitiendo que quería un croissant y señalándolo con el dedo, y al final me tuvo que ayudar un italiano que no conocía de nada que estaba en la cola.
Il faut reconnaître que le français est vicieux. Je n'aurais pas voulu être à la place de mon élève. Apprendre à parler ma langue devait être aussi difficile que d'apprendre à écrire la sienne.
Creo que esta es una de esas novelas que os gustaría a la mayoría, pero sobre todo a aquellos que tengáis un cierto interés por Japón y por esta cultura tan diferente a la nuestra. A mí me pareció fascinante y, además, Amélie fue una narradora excelente.

¿Habéis leído algo de esta autora? ¿O algún libro que transcurra en Japón?

PD: Si sabéis un poco de francés y queréis empezar a leer en este idioma, los libros de Amélie Nothomb son una buena opción. Son cortitos y el lenguaje es sencillo, así que vale la pena intentarlo. También hay audiolibros para la mayoría de sus novelas, algunos incluso narrados por la autora, así que se leen rápido. ¡Y son muy baratitos!

14 junio, 2014

#FridayReads (13/06/2014)

Aceptemos que soy incapaz de subir un #FridayReads cuando toca, ¿vale? Vale.


Este fin de semana estoy leyendo Along for the Ride, de Sarah Dessen. Hace un par de años leí dos de sus novelas (Lock and Key y This Lullaby) y me gustaron, pero me parecieron demasiado iguales como para continuar leyendo sus libros. Sin embargo, parece que a todo el mundo le encantan y quizá yo tuve mala suerte o los leí en mal momento y por la razón que sea no me acabaron de convencer. Llevaba tiempo queriendo leer algo más de esta autora y cuando pedí recomendaciones en Instagram, mucha gente me dijo que su preferido era Along for the Ride, así que lo compré y me llegó a casa el jueves.


Tenía pensado leer El nombre del viento, pero empiezo los exámenes finales el lunes y me apetecía una lectura rápida y veraniega, así que cuando me llegó hace un par de días, no dudé en empezarla. De momento me está gustando. No es nada del otro mundo, pero es justamente lo que esperaba que fuera: divertida, entretenida y fácil de leer (sin darme cuenta he llegado ya a la página 164).

Así que esta será mi distracción durante los días de estudio que me esperan. También tengo pendiente terminar de editar el vlog de la Blogger Lit Con, pero todo llegará. Y vosotros, ¿qué estáis leyendo?