05 julio, 2013

Looking for Alaska, de John Green


Cuando leí The Fault in Our Stars, decidí que iba a leer todos los libros de John Green empezando por su primera novela, Looking for Alaska. Aunque TFiOS me gustó, no quería ilusionarme demasiado y que mis expectativas me fastidiaran la lectura. Pero no tendría que haberme preocupado.

Leí Looking for Alaska por primera vez el año pasado y creo que fue uno de esos libros que lees en el momento oportuno. De repente me vi inmersa en sus páginas sin poder despegarme de ellas y en seguida se convirtió en uno de mis preferidos. Después de leerlo, pasó a ser uno de esos libros que a veces coges solo para leer algunas de las partes que más te gustaron, pero hace un par de semanas pensé que ya era hora de volver a leerlo y así lo hice. Esta vez, a diferencia de la primera, me lo tomé con calma y me di unos cuantos días para disfrutar de la lectura al máximo.


Miles es un chico más bien tímido, aburrido y sin amigos, obsesionado con las últimas palabras de personas muertas. Es una de estas citas la que hace que quiera cambiar de vida y se mude al internado Culver Creek a buscar su Great Perhaps.


Allá conoce a gente como el Coronel, Takumi, Lara y Alaska, una chica guapísima, sexy y muy interesante. Alaska es, sin duda, uno de mis personajes preferidos. Es una chica con problemas, que no sabe cómo salir de su laberinto de sufrimiento. Una chica misteriosa a quien no le da miedo ser ella misma y que nunca se está quieta; un huracán, como dice Miles.


Y gracias a este grupo de gente, además de gastar unas bromas geniales, Miles se adentrará en un mundo en el que vivirá nuevas experiencias.

La primera vez que lo leí, me llamo la atención la forma en que está estructurado el libro. Hay dos partes: el antes, que es una cuenta atrás hasta un hecho; y el después, que ve los meses posteriores a tal hecho. Aunque las dos me gustaron mucho, la segunda parte es seguramente mi preferida. Es donde llegamos a conocer a los personajes mucho mejor y donde encontramos reflexiones más profundas que te hacen pensar sobre la vida, la muerte, la amistad, el amor, el sufrimiento y la culpa. Todas escritas al estilo de John Green.

Y es que aunque la historia y los personajes están muy bien logrados, lo que más destaco de este libro es el estilo de John Green. Escribe de una forma tan suya que resulta inconfundible: es listo, ingenioso, gracioso... pero sin ser pretencioso ni pesado. Es él mismo. Si habéis visto algunos de sus vídeos de YouTube y lo conocéis, al leer una de sus novela seguramente tendréis la sensación de estar escuchando una historia que te cuenta un amigo. Puede que sea una historia triste, pero siempre encuentra una manera divertida e inteligente de contarla. Da lo mismo qué estés leyendo, si es de John Green, seguro que será muy agradable de leer.

Y Looking for Alaska no es ninguna excepción. Además, resultó muy curioso leerlo por segunda vez ahora que ya he leído sus otras novelas porque poco a poco voy encontrando frases e ideas típicas de él o doy con personajes que se parecen a otros. ¿Mi puntuación? 5. Así es. 5 estrellas. Y porqué no hay más, que sino también se las daría.


Y para los que ya hayáis leído (solo los que lo hayáis leído), os recomiendo que veáis este vídeo a ver qué os parece.

¿Que pensáis de Looking for Alaska y John Green?

2 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de leer algo de John Green, ya que por lo visto ¡todos sus libros tienen algo bueno!
    ¡Por cierto, soy tu seguidora número 50!
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Es romántica? Esque bajo la misma estrella no me gusto por eso, y este se veía muy bueno, pero vi que era de John Green y fue como: Nooooo D: Ha de ser romantica :(

    ResponderEliminar